Una Feria del Libro para toda la familia: el desafío cumplido en Villa Clara

La 32 Feria Internacional del Libro en Villa Clara cerró el domingo 17 tras cuatro jornadas de mucho ajetreo en cada uno de los espacios creados para la promoción de la literatura, los debates sobre temas variados y el intercambio con autores y directivos de las casas editoriales presentes en el evento, un encuentro marcado otra vez por la asistencia de cientos de familias para compartir el amor por la literatura.

Esa resulta una de las características más significativas de esta feria en cada uno de los territorios del país, un elemento que al decir de los organizadores y el público asistente contribuye a convertirla en un espacio no solo para la promoción de la lectura, sino también para el enriquecimiento espiritual.

Bien lo sabe Ana Laura Rojas, una madre de 35 años que ha dedicado buena parte del fin de semana a recorrer carpas y pabellones con su esposo y sus dos hijos, una manera más de incentivar en los pequeños el disfrute por descubrir novedades literarias y explorar mundos pocas veces imaginados.

«Desde muy joven nunca me perdí una feria en Santa Clara y siempre encontré aquí un texto capaz de asombrarme, algo que busco ahora también con mis hijos como una vía para mostrarles todo lo existente más allá de las nuevas tecnologías y los aparatos electrónicos, tan de moda ahora en las nuevas generaciones», confiesa mientras sostiene varios textos.

Como la familia de Ana Laura, otras muchas en Santa Clara encuentran aquí no solo un momento para la buena literatura, sino también para compartir obras de teatro, presentaciones musicales o las lecturas de poesía que complementan cada uno de los 14 programas organizados en la Feria para responder a intereses diversos.

«Hasta ahora lo que más me gustó fue la presencia del Teatro Guiñol en el pabellón infantil, porque llegué pensando solo en los libros y me voy con mucho más, sobre todo con el divertido rato que pasamos con los artistas», asegura Liván Rojas, un adolescente de 13 años que llega por primera vez a la fiesta de las letras en Villa Clara.

Muy cerca de él, otras familias también comparten espacios en una feria que aprovechó el fin de semana para organiza actividades tan diversas como el desfile de bandas de música, la exposición de obras de arte o los concursos anunciados a través del sistema de animación.

«Lo bueno de venir en familia es que cada uno participa en los intereses de los demás, y eso siempre ayuda a ampliar horizontes; nosotros, por ejemplo, estuvimos en un panel sobre el libro digital y los propios niños terminaron enseñándonos cómo descargar los textos a través de los códigos QR habilitados, pero luego fuimos los padres quienes los acompañamos a las actividades infantiles», explica Alberto Rodríguez, un doctor que esta vez asistió con sus tres hijas.

Durante esta jornada de cierre Casa de Las Américas presentó valiosos textos, mientras continuaron los homenajes a autores y editoriales de Villa Clara, espacios donde también las familias asistentes encontraron el amor y el placer por la buena literatura y la cultura que salva y une.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Feria del Libro en Sancti Spíritus, auténtica fiesta del saber que llegó a su fin