Un muestrario de la pampa salitrera en el corazón de La Habana

El programa de la Biblioteca Nacional José Martí durante la 32 Feria Internacional del Libro de La Habana comenzó en la mañana de hoy con el homenaje celebrado al relevante escritor chileno Hernán Rivera Letelier, Premio Nacional de Literatura de su país en 2022.

Este reconocimiento le fue otorgado por el conjunto de su obra, que incluye un libro inicial de poemas, algunos de cuentos y alrededor de una veintena de novelas que son una suerte de crónica lírico-realista de la dura vida en las salitreras de la pampa del norte de Chile.

Omar Valiño Cedré, director de la biblioteca, dio la bienvenida al escritor y sus acompañantes y confesó su alegría ante el privilegio de tener en el teatro de la institución al renombrado escritor.

Patricio Rojas, editor general del proyecto Editorial Filzic, una iniciativa encaminada al rescate de la obra de los autores del norte chileno, presentó al público asistente a Rivera Letelier y a Alejandro Terraza González, un joven prosista también residente en Antofagasta.

La editorial Arte y Literatura presentó la edición cubana de la novela de Rivera Letelier Los trenes van al purgatorio, que estuvo a cargo del crítico Jesús David Curbelo. Al comentar las peculiaridades de la producción narrativa de quien calificó como «un cronista de la pampa salitrera», Curbelo resaltó la particular comedia humana que Rivera ha ido hilvanando a través de sus piezas narrativas publicadas, entre las que descuellan la que lo lanzó a la fama, La reina Isabel cantaba rancheras (1994), Santa María de las flores negras (2002) y El arte de la resurrección (2010), galardonada con el prestigioso premio Planeta.

Asimismo, fue presentada la novela El futuro va quedando atrás del narrador chileno Alejandro Terrazas González, igual aparecida bajo el sello de Arte y Literatura. A propósito de este libro, el escritor Yunier Riquenes destacó que le parecía «una narración de denuncia y crítica social», contada con un ritmo trepidante que remeda las escenas de una película. El libro aborda el tema de la dictadura chilena, pero centrándose no en los personajes protagónicos de esa lamentable historia, sino en ciudadanos pertenecientes a la masa de «desconocidos» habitantes de la pampa que sufrieron en carne propia las secuelas existenciales de ese aciago período histórico de su país.

A continuación, se produjo un panel, coordinado por Patricio Rojas, en el que intervinieron ambos novelistas y contaron anécdotas sobre los procesos de concepción y escrituras de los textos presentados y también de otros libros de su autoría.

Antes de finalizar el homenaje, Osmany Echevarría, director de la editorial Arte y Literatura, donó a la sala circulante María Teresa Freyre de Andrade las dos novelas presentadas. A su vez, Hernán Rivera Letelier y Patricio Rojas entregaron una considerable cantidad de títulos del primero publicados por la editorial Alfaguara.

La presencia de esta pequeña delegación de autores y editores pampinos fue otro abrazo fraterno entre Antofagasta y La Habana y permitirá a los lectores nacionales conocer un poco más de esa región del mundo y su sólida y feraz literatura.

 

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
La eternidad somos nosotros