Premiaciones a una ficción distópica

En el marco de la 32 Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH) se realizó la premiación del concurso de cuentos de ciencia ficción Juventud Técnica 2024.

La sala Alejo Carpentier de La Cabaña, sede principal de la 32 Feria Internacional del Libro de La Habana, recibió a los concursantes del premio convocado por la revista Juventud Técnica en la categoría de cuento de ciencia ficción. Durante el miércoles 21 de febrero la directora de la revista dedicada a la divulgación de temas de ciencia, tecnología, innovación y medio ambiente, Iramis Alonso, moderó el evento junto al jurado conformado por los escritores del género Raúl Aguiar, Yoss y Carlos Antonio Duarte.

El primer premio, después de un riguroso juicio, lo obtuvo el texto «Por un propósito cumplido» del autor Alejandro Raymundo Pérez Martínez. «Una estremecedora historia, también distópica —es claro que un presente distópico inspira futuros aún más distópicos— que explora los peores temores sobre lo que nos podría deparar el futuro si en algún momento decidimos confiar a las inteligencias artificiales la salvación de la humanidad», constó en el acta del jurado.

«El día natal» de Denis Álvarez Betancourt, resultó segundo ganador. Destacó su indagación en las aristas de una ciencia ficción más sociológica que tecnológica.

El tercer premio lo obtuvo Luis Manuel Sánchez Benítez por «Tempo», «un relato estremecedor que—según los presentadores del premio— refleja una distopía totalitaria, estilo 1984, en la que incluso la música está prohibida, y que el autor presenta con acierto en un formato con clave musical».

También entregaron menciones en el espacio de premiación. Se reconoció a Doralys Laura Fonte por «Bloody Android», un texto que envuelve el horror y la ciencia ficción de forma armónica, según el jurado; «Screenshot» de Eric Michel Villavicencio, donde resalta una inclinación por el género fantástico; junto al relato «Delirium», de Pedro Luis Azcuy, que retrata una sociedad distópica controlada por las máquinas.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Santiago de Cuba, historiografía de una ciudad