Óscar Cruz, poeta de Ediciones Santiago

Hay muchas cosas que nos pueden ayudar a escribir. Leila Guerriero, una de las plumas imprescindibles del periodismo latinoamericano nos cuenta que cuidar un jardín, mirar por la ventana, correr, viajar y hacer abdominales nos pueden ayudar. Hay más cosas, nos dice ella y lo sabemos nosotros, también. ¿Estaría pasando algo de esto por la cabeza del poeta Óscar Cruz cuando decidió convertirse en el jefe de redacción de Ediciones Santiago? Quizás Guerriero omitió esta actividad como uno de los incentivos para escribir. Sin embargo, Cruz, escribe poesía y su editorial obtuvo dos premios La Puerta de Papel en la recién finalizada Feria Internacional del Libro de La Habana.

Los galardones obtenidos por Trata y esclavitud. Las mentiras de los imperios (1840-1845) de Olga Portuondo Zúñiga y 26. Tao. Bestiario de Soleida Ríos significan para Ediciones Santiago, según su jefe de redacción, el reconocimiento al trabajo en situaciones límite de un grupo de personas. «Es un estímulo al esfuerzo por producir libros de todo el colectivo. En los últimos años hemos tenido la oportunidad de recibir al menos diez premios de este tipo», expuso el poeta santiaguero.

«En nuestro perfil incluimos la publicación de casi todos los géneros literarios: narrativa, poesía, teatro, ensayo histórico, ensayo artístico-cultural y traducciones. En este momento, tenemos aproximadamente unas doce colecciones funcionando, en las que se destacan la colección Niágara de poesía, Códice de traducciones literarias y Farolito que se encarga del universo infantil», comentó el también autor del poemario Mano Dura/Una indicación.

Ediciones Santiago tuvo presencia con 8 títulos en la fortaleza de La Cabaña, en el marco de la 32 edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana. El secreto de un oficio mortal, autoría de José Orpí, El padre Varela constitucionalista de Giraldo Setién Álvarez, Ananké. Poesía y prosa de Juan Ramón Breá Landestoy, compilación de Víctor Fowler y Viaje a la esperanza de María Cristina Hierrezuelo fueron algunos de los regalos de la editorial de la tierra caliente a uno de los eventos culturales más importante de Cuba en los últimos años.

«Nosotros tenemos varios espacios de promoción de la lectura, en la radio, fundamentalmente, y en formatos presenciales: peñas, espacios literarios, etc. El objetivo es lograr acercar a los lectores al contenido de nuestras producciones, pero sobre todo incentivar la creación de una sensibilidad por la literatura», declaró Cruz, en relación a la visión multifacética del sello editorial. Además, también llamó la atención en la importancia de involucrar más a los niños y adolescentes con los libros.

Tal vez Cruz no imagina a lo que se refiere Leila Guerriero en su texto «Listas» acerca de la motivación para escribir. No obstante, el poeta y editor santiaguero ya piensa en las próximas producciones de una pequeña editorial del oriente cubano. La oportunidad brindada por Ediciones Santiago a autores extranjeros y de otras provincias de Cuba, su enfoque pluritemático, el tratamiento de obras y autores clásicos y modernos, así como su abordaje a los diferentes tipos de público, nos cuentan de la inspiración como estado alucinógeno del autor para escribir poesía y ser jefe de redacción.  

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Encuentros con Gente Nueva