No escapes del amor que te regala el verso improvisado

El destacado poeta repentista Luis Paz Esquivel, Papillo, reunió en un CD-DVD todos los saberes de los que ha bebido a lo largo de sus 25 años de carrera musical. No escapes del amor se presentó este viernes en el Museo Nacional de la Música bajo la firma de la Casa Discográfica Bis Music y es desde hoy, referente de la diversidad y las posibilidades melódicas e interpretativas que posee la música campesina.

Según los versos de Alexander Besú Guevara que conforman la nota discográfica de No escapes…: «En este disco hay amores/de viejos tiempos felices/y hay marcas y cicatrices/y derrumbes interiores/Aquí cada melodía/más que música, es aroma/traducido en un idioma/universal: la poesía».

En estos diez temas se exponen los grandes grupos en los que se dividen los tipos de tonadas. También hay controversias, pies forzados y diálogo poético, todos con textos del propio Papillo. Pero él mismo asegura que el éxito se lo debe a los músicos excelentes que lo acompañaron. «A mi madre», título que dio vida al video clip promocional del CD contó con la participación especial del violinista Lázaro Dagoberto González Síbore. Los que fuimos testigos del efecto emocional que provoca el sonido del violín hasta los acordes finales coincidimos con Papillo. Es una canción para los que aman la música, para los que tienen a su lado a la mujer que los trajo al mundo, pero sobre todo para aquellos que saben «el brutal golpe» que significa haberla perdido. Con esta manera tan íntima, sin poder contener las lágrimas, Papillo también nos presentó el video clip «A mi madre», en la Sala Gisela Hernández del Museo.

Además de Virgilio Velázquez Peña en la guitarra, Marcos Martín González en el bajo y Rolando Jorge García Viñals en la percusión otro de los grandes aportes de No escapes del amor sale de las cuerdas pulsadas por los laudistas Yariel Gil Sotolongo y Erdwin Vichot Blanco. Como se explicó en la presentación del CD-DVD, una manera de romper con tradicionalismos fue precisamente incluir no solo el laúd contralto sino también el laúd tenor de brazo largo para ponerlos a dialogar entre sí, al mismo tiempo que se resaltan las diferencias de colores y tonalidades que ofrecen al unirse. 

Luis Paz, Papillo, repitió en varias ocasiones que este no es un proyecto para nada inocente, se pensó y se hizo con toda la intención de mostrar la gran variedad musical y melódica del punto cubano.

Según Papillo, el hecho de hacer un disco de repentismo es en sí mismo una rareza por varias razones. Primero porque las disqueras no apuestan por este tipo de proyectos y es un motivo mayor para agradecerle a Bis Music, pero tiene que ver también con la esencia misma de la tradición repentista:

 

Los propios repentistas improvisamos y pensamos que lo que decimos ahora no sirve para cantarlo en otro momento, porque se perdería la esencia de la improvisación. En este sentido pensar en un disco de repentismo es casi una contradicción, porque es un material que se hace para ser escuchado una y otra vez. Un elemento que también rompe con la tradición en No escapes del amor tiene que ver con la tonada que nos identifica como repentistas. Por lo general al hacer el verso improvisado nos concentramos en lo que vamos a decir porque la tonada viene sola, es la que tenemos incorporada, incluso si quieres cambiarla, a veces el mismo público te exige que regreses a la que los tienes acostumbrados. Por eso cada uno de los diez temas están cantados en tonadas diferentes, porque hay que insistir en mostrar todo lo que se puede hacer con esta música.


En otro momento de la presentación, Guillermo Aurelio Piñeyro Álvarez, director y productor general de No escapes… contó que la génesis de este proyecto homenaje a los 25 años de carrera de Papillo, al centenario del natalicio del Indio Naborí y a los cien años de la Radio Cubana, surgió en un programa que se concibió para salir al aire por Radio Rebelde, los sábados en la tarde noche y del cual se nutrió este disco: «En cuanto a la grabación también tuvo su particularidad porque hoy prácticamente los músicos no tienen que estar en el estudio para conformar un disco, pero a mí me gusta tenerlos allí, juntos, cara a cara y así lo hicimos. Se grabó en estéreo directo».
Los versos-nota discográfica de Alexander Besú relatan que «Con sus rurales esencias/en este disco Papillo/abre, resuelto, el portillo/de sus íntimas vivencias./Hermosas reminiscencias/profundas, musicalinas…/Y con sus voces genuinas/Papillo y otras figuras/rinden culto a las más puras/tradiciones campesinas…»

Y es que Papillo contó con la participación de otros grandes poetas como José Enrique Paz, Tomasita Quiala Rojas, Idalberto Montero Acosta y Yenisleidy González García, Yeny, a quienes agradeció por haberlo acompañado en este proyecto y porque han sido referentes importantes en las distintas etapas de su vida. De más está decir que Tomasita se robó el show, ella dijo que no había venido de tan lejos para irse sin poner a prueba la creatividad de los presentes, a los que pidió varios pies forzados. Ella y Papillo dieron, una vez más, muestras de ese excelente humor cubano e inteligencia natural que emana a la hora de improvisar al derecho y al revés con cada ocurrencia del público.

Como anunciamos al inicio de esta reseña No escapes del amor incluye un DVD con el documental De repentista y poeta, dirigido por Yiria Otaño de los Reyes y Yaima Ceruto Zaldívar quienes también asumieron la dirección del video clip «A mi madre».

Las realizadoras, aunque estaban presentes en la sala no quisieron hablar, por mucho que le insistieron, al parecer ellas prefieren contar su historia a través del documental que estará disponible en el canal de Youtube de Bis Music y en el canal Clave, de la Televisión Cubana. Además, está a la venta junto con el CD No escapes… por el módico precio de 300 CUP, en la sede del Museo Nacional de la Música, en calle Capdevila #1 entre Habana y Aguiar, en la Habana Vieja durante los días de la Feria Internacional del Libro de La Habana.

A los afortunados que pronto tendrán en sus manos un ejemplar de esta maravilla hecha verso, música y audiovisual les adelanto que, como concluyera el autor de la nota discográfica «Este es un disco que aflora/con un fuerte olor a monte/Este disco es un sinsonte/que trina desde la aurora/una botija sonora/al pie de una palma cana/en medio de la sabana…/Este disco es más que un disco/es un hermoso obelisco/a la décima cubana».

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Cuentos del realismo brasileño