Librería Fulgencio Oroz, nido al conocimiento en Feria del Libro de Las Tunas

Un paréntesis en su amplio proceso de reconstrucción tiene por estos días la librería ateneo Fulgencio Oroz
de esta ciudad; en sus predios confluye la asistencia de público en busca del exótico olor a hojas nuevas que desprenden los ejemplares literarios del capítulo 32 de la Feria del Libro en Las Tunas.

Ubicada en la céntrica calle Colón de la urbe oriental, la institución acoge, cual nido al conocimiento, a públicos
de una amplia diversidad de edades e intereses culturales. Sus estantes reflejan una importantísima variedad
de títulos de la literatura tunera, cubana y universal.

El siglo de las luces, de Alejo Carpentier, El poeta en la Isla, de Miguel Barnet y Cristal de aumento, de Jesús
Orta Ruiz, El Indio Naborí, conforman las principales obras de letras criollas con respaldo en la preferencia de
los lectores en esta urbe oriental.

Walter, un ingeniero informático asiduo de la lectura y leal visitante de la fiesta literaria, tiene entre sus preferencias los textos dedicados al mundo de la ciberseguridad, pero también los escritos históricos,
géneros que considera necesitan una mayor presencia en próximas ediciones.

Me interesan las temáticas antropológicas, la poesía y la literatura infantil, por eso siempre me acerco a la
librería porque aquí es donde los encuentro; además es válido destacar los precios, los considero asequibles
para la mayoría, aseveró Raisa, otra de las acostumbradas visitantes a la feria.

Además, el recinto se nutre no solo de las más sofisticadas letras, sino que también expende materiales didácticos y libros de autoayuda desde temas de salud hasta exquisitas recetas de cocina cubana.

Anteriormente conocida como Librería Gigante, la Fulgencio Oroz, se convierte una vez más en auténtica
plaza para la lectura y el aprendizaje, un espacio donde la familia tunera encuentra las alas de lo sublime,
desde la especial magia de las letras.   

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
La guagua de Babel hizo su parada oficial en Las Tunas