Letras Cubanas, de lujo en la Feria del Libro

Dos tesoros llegan a la 32 Feria Internacional del Libro de La Habana de la mano de la editorial Letras Cubanas: Fidel y la industria editorial cubana y El polvo y el oro.

En el primero, de la autoría de la Premio Nacional de Historia (2008) y Ciencias Sociales (2022) Francisca López Civera, y del profesor Fabio Fernández Batista, se ofrece una comparación entre la situación cultural y educativa de Cuba antes y después de 1959, y se habla sobre el papel emancipador de la Revolución en esas áreas.

No solo se refiere a las cifras de analfabetismo en la etapa prerrevolucionaria, sino que se incluyen aquellas capas que sabían leer y escribir, pero cuyo nivel de escolaridad era bajo, dijo López Civera en la presentación.

El libro retrata la Cuba que la Revolución encuentra al llegar al poder y cómo, bajo la acertada conducción del Comandante en Jefe, se proyecta en una especie de cruzada educacional para el país.

La expresión de Fidel «No le decimos al pueblo cree, le decimos lee» explica el sentido de la lectura, la cual le permite a la gente un pensamiento crítico propio, consideró la autora.

Para López Civera la escritura de este texto fue un proceso fascinante, donde intervinieron testimoniantes como Fernando Rodríguez Sosa, Virgilio López Lemus, Isabel Monal, Rolando Rodríguez, Cira Romero, y los ya fallecidos Ambrosio Fornet (1932-2022) e Iroel Sánchez (1964-2023), a quienes les dedicó la obra.

Fernández Batista, el coautor de Fidel y la industria editorial cubana explicó que el concepto de este libro radica, fundamentalmente, en esa revolución desde las letras.

Luego de 1959 se comprendió que el universo de la industria editorial era uno de los planos claves en la transformación que vivió Cuba en esos años.

El proceso emancipador de entonces vio una fortaleza en el ámbito editorial, donde Fidel fue uno de sus principales artífices, comentó Fernández Batista.

Mediante una secuencia cronológica, el libro recorre el devenir de la transformación cultural cubana en materia literaria, donde tienen protagonismo las fuentes vivas y algunos documentos que refuerzan sus criterios.

Al llegar a esta Feria del Libro, dijo el profesor Fernández Batista, creo que está vivo todo lo que Fidel una vez soñó, pues es hermoso ver a las familias en contacto con la literatura en todos los formatos posibles.

Sobre El polvo y el oro, de Julio Travieso Serrano, el historiador Félix Julio Alfonso López señaló que es una pieza que estremeció el bosque narrativo insular desde su publicación en 1993.

La obra, una novela histórica posmoderna que ha obtenido un sinnúmero de galardones internacionales y el de la Crítica en 1996, es la que marca la madurez creativa de su autor, según las consideraciones de Alfonso López.

En el texto de Travieso Serrano se buscan perspectivas novedosas y visiones múltiples para expresar las mitologías presentes en la construcción de las identidades nacionales.

El escritor incorpora a los sujetos marginados, a los subalternos y a quienes se les ha negado la posibilidad de expresarse en las historias oficiales acompañados de la ironía, la parodia y el pastiche, resaltó el historiador.

El polvo y el oro presenta una voluntad desmitificadora de la historia y una lectura revisionista del pasado que habla de una autenticidad subjetiva y ausente en otros textos, refirió.

Los vestigios del pasado de la protagónica familia Valle componen esta fábula transgresora, donde se habla de los intereses esclavistas azucareros de la zona central de Cuba.

Afloran temas como la trata negrera, la esclavitud, la producción y el comercio del azúcar, el esplendor urbano habanero, pero también aparecen sentimientos patrióticos, posturas ideológicas, el devenir republicano y la llegada de la Revolución, detalló Alfonso López.

En la novela de Travieso Serrano se recorren tres épocas distintas marcadas por personajes singulares y por el realismo mágico, como esclareció su propio autor.

A esta nueva versión en formato digital —la número 16 del libro— se le incorpora el estudio introductorio del escritor y catedrático Emmanuel Tornés sobre los valores intrínsecos del volumen, donde destaca la complejidad de su trama ficticia.

«Estamos en presencia de una obra de exquisita orfebrería narrativa», aseguró Alfonso López.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Historia mínima de Cuba, un canto a la historiografía de la nación