La luz de Ana

 

La escritora Ana Luz García Calzada asegura que con mucha alegría recibe el homenaje que por los 80 años de vida le prodigan en su natal Guantánamo, en ocasión de la 32 Feria Internacional del Libro, del 20 al 24 de marzo, en el más oriental territorio cubano.

Eso significa que me aprecian, comenta entre sonrisas, se han esmerado con actividades importantes y estoy contenta; no esperaba que los 80 me cogieran aquí, estaba a punto de irme para otra provincia, pero me arrepentí, porque en mi tierra me quieren y para donde iba no sé si sería así y, bueno, para mi sorpresa, me convino haberme quedado.

Guantánamo lo es todo, está mi obra, vinculada inevitablemente a este lugar, he residido en La Habana y aquí, pero mayoritariamente aquí, donde radican mis amistades, mi vida, mi familia, refiere la narradora, autora de una decena de libros de cuentos, poesías, novelas.

De su versatilidad como escritora mucho se habló este miércoles en el panel profesional dedicado a su vida y obra, efectuado en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, organización a la cual prestigia con su membresía.



La caracterizan sus variaciones estilísticas, aunque es una narradora por excelencia, además de investigadora, prologuista, compiladora, formadora de escritores, pero su mayor orgullo es saberse una escritora guantanamera de novelas, quizá la más trascendental de la provincia, según los críticos.

Un autor nunca está conforme, siempre he sido muy ambiciosa; tengo una novela pendiente, por una editorial digital extranjera, mi penúltima entrega, porque quizás venga otra más; estoy preparando un librito de cuentos completamente diferente a todo lo que hago, porque siempre tengo algo en mente, trabajo todo el tiempo y ahora esto me impulsa, es un estímulo, un acicate para seguir en este largo camino que uno tiene.

Desmemorias del olor (Ediciones Caserón, Santiago de Cuba, 1989); Y los ojos de papá (Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1991); Heavy rock (Editorial Oriente, 1995); Historias del otro (Editorial Oriente, 2000); Oncenidales (Editorial El Mar y la Montaña, 2000 y 2009); y las novelas Minimal Son (Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1995); Video, graffiti y otros tatuajes (Ediciones Unión, La Habana, 2004) y Para matar la sombra (Ediciones Unión, 2009) figuran en su prolífica obra.

Especialista de Literatura de la Casa de la Cultura de Guantánamo, Ana Luz ha contribuido al asesoramiento y promoción de tres generaciones de talleristas, muchos de los cuales ya poseen libros publicados y premios en certámenes nacionales y provinciales y es creadora y directora de la revista Señales, que promociona el talento literario, y ha mantenido sistemáticamente.
El deseo de crear no tiene edad y en mí es incansable porque soy creativa, no solo en la literatura, en la vida, yo busco soluciones, soy casi una innovadora , si tengo que arreglar algo y no aparece quien lo haga, le busco postura y lo acomodo, dicen que los acuarianos somos así, sentencia esta mujer sencilla, que se ha ganado un lugar en las letras guantanameras, cubanas y universales.
Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Abrió sus puertas Ciudad de los Parques a fiesta del libro cubano