La inclusión social marca el ritmo del festín literario en Las Tunas

La certeza de que «Leer es construir identidad» marca el ritmo del capítulo 32 de la Feria del Libro y la Literatura en Las Tunas al poner un tema como la inclusión sobre la mesa en más de una ocasión, y dejar que sean las letras como legado universal quienes se encarguen de dar lecciones de equidad y justicia social.

Quiso la suerte que las páginas del mayor evento sociocultural que tiene Cuba se abrieran en esta provincia oriental justo en un día en el que se apuesta por hacer conciencia sobre la eliminación de la discriminación racial, y fue la Fundación Nicolás Guillén quien se encargó de matizar la feria con su espacio Color Cubano y la presentación de Biografía de un cimarrón, de Miguel Barnet.

Luego, durante esta segunda jornada del festín literario, la casa de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) en Las Tunas abrió sus puertas a un colega que llegó desde La Habana, para presentar su libro Paquito de Cuba, un resumen de diez años de ciberactivismo a partir de su experiencia como periodista, martiano, activista por los derechos LGBTI, ateo, padre, paciente de VIH, y cómo logró reflejar todas estas facetas en su blog personal.

Y es que Francisco Rodríguez Cruz, Paquito, es auténticamente cubano como las palmas y por eso se atrevió a compendiar sus confesiones de manera inteligente, responsable, educativa y comprometida, para que luego el público decida, por su cuenta, si amar u odiar a quien se presenta como un influencer natural sin descuidar misiones de alto nivel como es ser Vicepresidente de la Upec.

De igual forma, la casa de la prensa tunera acogió la presentación de La cosecha de la persistencia, historias de mujeres que se cruzan con la intercooperación agropecuaria, en voz de la periodista Zucel de la Peña Mora, del periódico 26, de Las Tunas.

Este es un libro que pertenece a las mujeres campesinas, ellas son las protagonistas de estos 27 testimonios que hablan de beneficios a partir de la implementación del proyecto Apocoop, pero también de desafíos y deudas sociales, significó la colega.

Apocoop, a lo largo de una década y con una estrategia de género tan certera como retadora, arrojó luces y sombras para poner las experiencias de estas mujeres rurales en contexto y analizar, desde el accionar cubano para el empoderamiento femenino, los desafíos que aún depara este proceso de «ponerse los espejuelos violetas» de la equidad social.

Un ejercicio para deconstruir-nos como seres humanos y profesionales de la comunicación en un país que aprobó una Constitución de avanzada en 2019 y patentó un nuevo Código de las Familias para dar mayores oportunidades de derechos y plenitud a todas las personas, sin distinciones.

La inclusión otra vez signó el rumbo de la feria cuando se reunieron en el Patio de Pepe de la icónica Plaza Martiana, de esta ciudad, para echar un vistazo a esta temática en la literatura tunera.

Desde la Universidad de Las Tunas llegó la maestra Aleida Best, junto a otras panelistas, para dialogar sobre racialidad, identidad nacional y otros temas al calor de textos de Ese sol del mundo moral, de Cintio Vitier.

Continúa la edición 32 de la fiesta del libro y la literatura en Las Tunas con una mirada diferente a la realidad que nos circunda, la apuesta es por construir un país mejor desde el reconocimiento individual, el respeto y la justicia social.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Fiesta de las artes junto al libro en Granma