La décima tuvo su espacio en la Feria del Libro en Ciego de Ávila

La décima, uno de los signos de identidad cubana, tuvo su espacio este sábado en la Feria del Libro, que desde el jueves 14 se desarrolló en Ciego de Ávila hasta el domingo 17.

Durante la jornada de este sábado, cultores del género, tanto escritores como cantantes de música tradicional campesina, se dieron cita en varios escenarios de la ciudad capital avileña para rendirle homenaje a la espinela, lo cual le aportó valor agregado a la fiesta del saber.

La plaza Ciego de Ánima acogió el área Música Campesina, en la que niños repentistas de la Casa de la Décima Raúl Rondón, regalaron a los presentes su arte y demostraron la vitalidad del octosílabo, defendido por importantes poetas cubanos a lo largo de la historia como Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, El Cucalambé y Jesús Orta Ruiz, El Indio Naborí.


Esos infantes y los poetas locales, entre ellos Gilfredo Boán Pina y Armando López Rondón, son ejemplo de la fuerte tradición que existe en Ciego de Ávila en el repentismo, la décima, la improvisación en las tonadas campesinas y, sobre todo, el punto cubano, declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

A la décima se le dedicaron, además, las presentaciones de los libros Costumbristas cubanos, de Salvador Bueno, y La décima canta y ríe, de Gilfredo Boán Pina. 

También le rindieron homenaje el conjunto músico-danzario Telón Abierto y las agrupaciones musicales Cuerdas y voces del llano y Amanecer campesino.

En el Café Estaciones, de la librería Ateneo Juan Antonio Márquez, además del lanzamiento de los textos Voy a escribir la eternidad, de Francisco López Sacha y Solo contra la noche, del escritor  Eduardo Pino, se desarrolló la sección El portal del escriba con lecturas de décimas por parte de los integrantes de los talleres El rincón de los cronopios y el de poesía rimada Noches blancas.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Homenajean a María Elena Llana en Feria del Libro de Cienfuegos