Feria del Libro en Sancti Spíritus, auténtica fiesta del saber que llegó a su fin

Tras jornadas de presentaciones de libros, lecturas de poesía y narrativa, propuestas artísticas variadas, conferencias y paneles, la 32 Feria del Libro en Sancti Spíritus llegó a su fin con un espectáculo para niños y el anuncio de que Ramón Luis Herrera, una de las plumas imprescindibles de la literatura espirituana, será a quien se le dedique la próxima edición de la cita en el territorio.

Ante un público que compartió cada paso en el escenario, la Colmenita Dueños de la Felicidad llegó hasta el parque Serafín Sánchez Valdivia, sede por excelencia de las actividades culturales, para cerrar el evento de las letras impresas que, en medio de las más complejas circunstancias, demuestra su valía y el compromiso de los autores con el pueblo.

Según ratificó el intelectual Juan Eduardo Bernal Echemendía durante las palabras finales de la feria, este encuentro es una fiesta y, a su vez, la confirmación del júbilo de poder contar con un libro que ennoblece, acompaña y enriquece.


Los volúmenes dedicados a los niños, por ejemplo, prosiguieron en la preferencia de todos; de ahí, la aceptación de La Edad de Oro, de José Martí, de los textos de colorear o de la treintena de materiales didácticos, algunos de ellos, muy útiles para complementar lo aprendido en clases.

Para el hombre que vivió días de emoción e intenso ajetreo en su condición de personalidad a quien se le dedicó esta edición 32 de la cita, nada puede sustituir a un texto; a pesar de todo, venciéndolo todo y apoyándose en este evento, ahí está el público.

Mientras, el también profesor Ramón Luis Herrera calificó como íntima y entrañable oportunidad a la lectura; acto que nos constituye, con sus valores humanísticos, en seres sensibles y pensantes y sin el cual nunca habría un auténtico desarrollo de la cultura de la nación, insistió.

Lectura que hoy, más que nunca, precisa ser crítica, descolonizadora y antihegemónica, descifradora de los grandes problemas del mundo y sus complejidades, detalló.

Entre los espacios más importantes que tuvo el capítulo espirituano del evento estuvo el estand de la Editorial Luminaria, en la Galería de Arte Oscar Fernández Morera, sitio que propició debates en torno a la edición y comercialización de títulos en formato digital y a su pertinencia en un entorno signado por las nuevas tecnologías.

Sin desconocer las dificultades por las que atraviesa el país y la urgencia de promover cada vez más el hábito de la lectura, la cita de las letras impresas volvió a demostrar su amplio poder de convocatoria y, en sus empeños por trascender la zona más antigua de la ciudad del Yayabo, llegó a escuelas, universidades, instituciones sociales.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Sed de lectura, uno de los logros hermosos de la Revolución