Feria del Libro de Santiago de Cuba: un puente cultural y social

Este año la Feria del Libro de Santiago de Cuba se viste con los colores y el espíritu de Brasil, país al que se le dedica el evento, marcando así un capítulo memorable en la historia cultural de la ciudad.

La elección de la nación sudamericana como invitado de honor constituye el reconocimiento a una relación entretejida a lo largo de los años con hilos de luchas comunes y un profundo respeto por la diversidad y riqueza cultural.

Los autores de esa nación presentes en el evento fueron el punto fuerte en la jornada de hoy. La conferencia «Sin ley y sin rey/ a la luz de las cenizas, la literatura brasileña contemporánea», por Marcelo Lotufo, ofreció al público indómito la oportunidad de dialogar directamente con algunas de las voces representativas y contemporáneas de ese gremio.

Según Lotufo, existe una generación que marca un cambio en la poesía de Brasil, donde se crea con estilos diversos y sin dogmas, reflejando la cotidianidad, sus problemas y las tradiciones. El autor también reconoció la atención brindada por Cuba y sus instituciones a la poesía, lo cual es difícil de observar en otras partes del mundo.

Los asistentes al Centro de Promoción Literaria José Soler Puig disfrutaron de la presentación de los textos La música de Brasil, de Ignacio Díaz González, y de Nocao, seis poetas cubanos en Brasil, selección de José Ramón Sánchez, publicado en portugués, con una versión en español a cargo de Ediciones Santiago. Las creaciones literarias de ese volumen corresponden a Oscar Cruz, Javier L. Mora, Legna Rodríguez y Pablo de Cuba, entre otros autores. 


El texto La selección, once poetas brasileños, compilación de Marcelo Lotufo, también por Ediciones Santiago, contribuyó a fortalecer los lazos con la institución, afirmó el compilador, quien asegura que el material es una invitación a conocer nuevos horizontes de Brasil, sus creadores, cultura, diversidad étnica, histórica y social.

Los escritores invitados ofrecieron una visión de la literatura brasileña contemporánea, permitiendo a los lectores cubanos adentrarse en las experiencias del país sudamericano.

La presencia de Brasil en la Feria del Libro de Santiago de Cuba es reflejo de la relación sólida y multifacética existente entre ambas naciones, pues comparten una historia marcada por la lucha y defensa de su identidad nacional, tradiciones y expresiones culturales.

Como muestra de agradecimiento, entendimiento mutuo y futuras colaboraciones literarias y editoriales, se donaron libros y revistas al Centro de Promoción Literaria José Soler Puig, a fin de ubicarlos al alcance de lectores e investigadores.

La Feria del Libro de Santiago de Cuba demuestra, una vez más, que la literatura sigue siendo una fuerza vital, en aras de convocar al pueblo y fomentar el diálogo intercultural, y, además, es un reflejo de la sociedad cubana actual, una que valora la educación y el acceso a las manifestaciones del arte.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Feria del libro en Guantánamo: como un soplo de aire fresco