Desmontaje de la ciudad-postal
Las ilustraciones de artistas brasileños desfila en la 32 Feria Internacional del Libro de La Habana como un reflejo de la literatura contada por imágenes.

«Río de Janeiro es una ciudad-postal», expresó el historietista Alcimar Frazão, como si detrás del Cristo Redentor y la samba, pudiera retratarse otra realidad. Frazão presentó Lovistori en la 32 Feria Internacional del Libro de La Habana, una forma de cobrar la historia silente de Río.

La trama de Lovistori relata una historia de amor entre Sereia, una prostituta travesti y Paixao, policía de Copacabana. El guionista S. Lobo se inspiró en la realidad de los años noventa, mezclada con la ficción y la crudeza del blanco y negro de Alcimar Frazão.

«Me gusta pensar en el tema, la composición y el dibujo en la página para construir y crear un tiempo a partir del espacio (la historieta)», comentó el artista durante la presentación en la sala del País Invitado de Honor.

Sobre su obra e influencias, citó a un fotógrafo brasileño «que intentó registrar toda la historia de la población negra en la ciudad de São Pablo. Pensó la imagen con muchos contrastes y composiciones verticales que, de alguna manera, refleja la dignidad de la persona. Podría tomar elementos de cualquier forma artística, dígase «una antropofagia creativa» entre artistas de la literatura y la música.

Forzão se encuentra trabajando en un nuevo proyecto de novela gráfica: «Sierra de Capivara», una historieta enmarcada en dicho parque nacional brasileño declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La idea del artista es humanizar el lugar a través de las pinturas prehistóricas. «Estuve impactado por la sofisticación del dibujo rupestre. Quisiera perfilarlos como una representación de la naturaleza y las complejidades humanas; hundirme en esta atmósfera para contar lo que el tiempo no puede: quiénes son las personas que estuvieron ahí», refirió sobre «Sierra de Capivara».

En esta historieta, Forzão rompió sus hábitos de dibujo monocromático. Recurrió a la tinta rojiza para dejar su huella anacrónica en los dibujos rupestres.

Como parte del programa de la 32 FILH Alcimar Forzão impartirá talleres sobre narrativa gráfica en el cómic. «Hace 15 años los cómics eran vistos como un producto para niños. Hoy en la escena brasileña suelen hablar temas más complejos como el racismo, la desigualdad social o la transfobia», comentó João Pinheiro, ilustrador brasileño que presentará su historieta Carolina el 22 de febrero.

Forzão desliza su pluma crítica e inconforme sobre el cómic y los prejuicios que suelen acompañarlo. «No hago arte para agradar, sino para agredir. Es importante agredir cuestiones para que las voces ocultas queden en evidencia».

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Cómo traducir la belleza