Alberto Peraza: no quiero dejar de ser un niño

Muchísimos años han pasado desde que el poeta, escritor, traductor, editor y promotor cultural Alberto Peraza Ceballos abandonó la infancia; sin embargo, no quiere dejar de ser un niño.

Quiero ser siempre ese que recorría los caminos de Río Seco (municipio de San Juan y Martínez), el veguerío, el que iba a pescar camarones con los demás muchachos y el que hoy escribe para niños y adultos, aseguró el autor al cual se le dedica la Feria del Libro en Pinar del Río.

Peraza Ceballos se «nutre» constantemente de su terruño natal y esa identidad se encuentra reflejada en su obra, de 40 libros publicados y 24 inéditos.

Mientras viva, aunque algunos no lo entiendan, escribiré de mi familia, pues constituye la esencia de lo que es uno, ponderó.

La enseñanza de los padres resulta útil para toda la vida, y los míos me hacían muchas historias y narraban cuentos. De niño fui un gran lector y lo primero que escribí sin saberlo fueron versos para mi mamá y los dejaba en una gaveta guardados o en una cajita de talco, destacó.

Licenciado en Educación, en la especialidad de Lengua Inglesa, Alberto es muy conocido en Vueltabajo, no solo por los textos que brotan de su pluma, sino por su incansable labor de promoción cultural en el municipio cabecera y en San Juan y Martínez, en ese último, en escuelas, bibliotecas y en la casa de cultura.


La feria es una oportunidad de seguir contribuyendo a la promoción cultural; se trata de la fiesta más grande de nuestra cultura donde convergen el libro, los autores y todo un arsenal de arte, dijo quien en esta edición de la cita literaria tiene a su cargo la peña De libros y autores, en el portal del teatro José Jacinto Milanés.  

Miembro del Movimiento de Poetas del Mundo y del comité organizador del Festival Internacional de Poesía de La Habana, Alberto Peraza ha merecido, entre otros lauros, el premio de poesía Nicolás Guillén por su libro Macerar, que vio la luz por la editorial Letras Cubanas.

Este jueves la sala José Álvarez Baragaño quedó pequeña ante la presencia de tantos amigos que quisieron reconocer al pinareño, quien al decir de Fernando Rodríguez Sosa, periodista, crítico de arte y promotor cultural, es una fuente importante de conocimientos y disfrute para el lector.

Nos regala un mágico e imaginativo universo, pero lo hace a partir de las problemáticas de la nueva realidad de Cuba y el mundo, para que sea comprensible por los jóvenes lectores, detalló.

Sobresale el rescate de la identidad local, Río Seco como tema recurrente en su literatura, y eso merece el elogio de todos porque ha salvado los orígenes y tradiciones de su comunidad, refirió Rodríguez Sosa.

Para Luis Pérez, filólogo y destacado pedagogo, Pinar del Río y Cuba tienen que agradecer el talento de Alberto, un escritor consolidado, con una declaración de vida en su obra pues todo lo ha hecho a su manera, y en cada línea muestra los principios estéticos de su carrera.

Al encuentro asistieron directivos de Cultura, del Centro Provincial del Libro y María Elena Llana, Premio Nacional de Literatura 2023, entre otros.

Share this post
Archivar
Identificarse to leave a comment
Los libros, esos invasores especiales, conquistan Artemisa